Los ángeles tienen un mensaje para ti

“Todo lo que esperas con gran entusiasmo por fin va a suceder. Confía, cree en ti y pide consejo a tus guías espirituales”

Hoy, los ángeles de la guarda que siempre están ahí, aunque a veces pongas en duda su existencia, te envían este mensaje:

“Hola amado soñador, quiero decirte que no tengas miedo, siempre estamos contigo, siempre que nos necesitas y nos llamas, nosotros acudimos a ti.

Has superado muchas pruebas en tu vida, algunas más duras que otras, pero de las que has salido una y otra vez más fortalecido.

Te voy a enumerar algunas de ellas.

¿Te han contado cómo fue el día en el que naciste? ¿Fue quizás un parto complicado? ¿Estaban tus padres presentes, te crio uno de ellos, o tuviste otros cuidadores?

Fíjate, ahora eso ya no importa, lo único que importa es que tú pudiste superar tu nacimiento, y ahora estás aquí vivo y leyendo gracias a tu enorme valentía y fortaleza.

Después superaste muchas más pruebas que te fue poniendo la vida para que crecieras y aprendieras.

¿Te acuerdas tus primeros años en el cole? Ibas algo asustado porque no sabías qué te podrías encontrar allí, te tenías que separar de tus padres o cuidadores, e ir a un lugar donde aún no conocías a casi nadie o nadie, y fíjate, también superaste esa prueba, además aprendiste a leer y gracias a ello, hoy estás aquí leyendo este mensaje.

Sigo recordándote lo fuerte y valiente que eres.

¿Y aquellos años de adolescente? Vaya años donde te creías que lo sabías todo, donde tus amigos eran lo más importante, y ni la opinión de tus padres ni sus consejos contaban, sin embargo, años después te diste cuenta de que tenían razón en la mayor parte de las situaciones.

Claro, nadie nace sabiendo, ¿verdad?

¿Tuviste complejos? ¿Sufriste bullying? ¿Tenías miedos e inseguridades? ¿Te amabas?

Fíjate que también pasaste por ahí, y lo superaste. O quizás estés ahora en esa etapa, ¡felicidades! porque ahora podrás ver la vida de otra manera, comprender que quien te ataca, se está atacando así mismo, que quien te insulta, se insulta así mismo, cuando otras personas intentan herirte, la cuestión no va contigo sino con ellos, sueltan basura fuera, porque por dentro son infelices.

Si tú no te quedas con las ofensas de los demás, entonces vuelven para la persona que te ha ofendido.

Ahora eres más consciente de tu gran fortaleza.

Después llegas a adulto, empiezan a aumentar las responsabilidades, estudios, trabajo, familia, hijos. Llegan las preocupaciones, y pruebas duras que superar, y fíjate todas las batallas que llevas ganadas y sigues ahí, siempre hacia delante, más fuerte y más valiente.

Y, ¿te acuerdas de aquel momento tan duro cuando te despediste por primera vez de un ser querido? Pensabas que jamás te pondrías bien, llorabas y llorabas y fíjate, la vida tiene que continuar, y esas personas amadas, se convierten en tus ángeles de la guarda, ya no los ves, pero los puedes sentir si tú quieres.

También superaste esa difícil prueba, tú sabes cuál es, y saliste más fortalecido, eres muy valiente y más fuerte de lo que te piensas.

Has superado enfermedades, has remontado de rupturas de pareja, matrimonios sin final feliz, pero todo ello te ha ido preparando para ofrecerte lo mejor, si tú estás dispuesto a recibirlo.

Fíjate cuánto lloraste por aquel gran amor y después comprobaste que el amor no se iba con aquella persona y que volviste a enamorarte y volviste a sentir lo mismo con alguien más.

Cuando estás dentro de una tormenta solo ves los rayos y escuchas los truenos y no piensas en el hermoso arcoiris que aparece detrás.

Y así es la vida, cuando aparece el problema, te crees que es lo peor que te pueda pasar, sin embargo, cuando eres capaz de trascenderlo, te quedas con la gran lección que traía consigo y la inmensa luz que hay al final del túnel.

Tras cada tormenta te haces más grande y más fuerte, y la vida te recompensa con algo grande, si no pierdes la fe y sigues caminando.

¿Cuál es tu mayor preocupación hoy?

Eso que tanto te angustia hoy, que no te deja descansar bien por la noche, esa preocupación que anda por tu cabeza, son solo reflejos de tus pensamientos hasta el día de hoy y de cómo se encuentra tu interior.

Llevas una vida engañado, creyendo que esto era la vida, que unos nacen con estrellas y otros estrellados, y que tienes que aguantarte.

Tus pensamientos te han ido limitando, te han puesto miles de excusas que tú te creíste y en muchos casos te dejaste dominar por pensamientos negativos que te han llevado hasta eso que tanto te inquieta hoy.

Quizás quieras encontrar la felicidad y la paz en tu vida, y déjame decirte que es tu responsabilidad hallarla.

Todo está dentro de ti, pero vas siempre tan estresado que no te permites tener un tiempo a solas y en silencio para que nosotros los ángeles podamos enviarte nuestro mensaje.

Esto que tanto te inquieta vas a superarlo como superaste tantas pruebas de tu vida, pero sólo depende de ti.

Tus ángeles te vamos a ayudar, pero tienes que abrirte y pararte unos minutos del día para que podamos trabajar juntos hacia una vida en paz y en armonía con el universo.

El único problema son las excusas que tú mismo te pones, que no te dejan ver, que hay algo más, que a simple vista no se ve.

¿Te acuerdas aquel día que estabas llorando y no tenías consuelo? Nosotros estábamos contigo, pero empiezas a culpar a la vida, a decir que por qué te pasa a ti, y no ves que tus propios pensamientos poco a poco te han llevado a donde estás ahora.

Tus ángeles de la guarda te acompañamos cuando tú nos lo permites, pero están tan ocupado que no te das cuenta. Siempre corriendo de un lado a otro, viendo la televisión, quedándote dormido cuando tienes un hueco porque estás muy cansado, pero si de verdad necesitas recibir nuestra ayuda, deberás hacer un alto en cada uno de tus días y escuchar a tu corazón.

Con tan sólo unos minutos con los ojos cerrados y respirando profundamente, podrás hacernos preguntas, decirnos tus preocupaciones y recibirás nuestra respuesta o consejo en forma de pensamiento.

Quizás no sea en ese mismo momento, pero si estás abierto a recibir te aparecerá a lo largo del día, incluso mediante canciones en la radio, o algún mensaje cuando salgas a la calle.

Estoy segura de que alguna vez has visto números que se repiten con frecuencia, incluso miras el reloj y aparecen las horas espejo, como las 11:11, las 12:12.

Aquí te hablaré más de cómo nos comunicamos contigo.

¿Estás preparado para recibir más mensajes?

NO ESTÁS SOLO, NUNCA LO HAS ESTADO, Y NUNCA LO ESTARÁS.

YO ESTOY CONTIGO.

TODO VA A SALIR BIEN.

TE AMO,

Firmado: Tus Ángeles de la Guarda”

PRÓXIMAMENTE TE ESPERO EN EL CUARTO TOMO «CAMINO CONTIGO»

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies